Las bolsas de plástico podrían servir como combustible para los coches con pila de combustible de hidrógeno

Comparte en tus redes sociales:

La empresa británica Waste2tricity ha patentado un proceso para convertir deshechos de plástico, como bolsas o botellas, en combustible para los vehículos impulsados por pila de hidrógeno. Este procedimiento consiste en un horno en el que se calientan estos residuos de plásticos hasta que se gasifican en hidrógeno. Este hidrógeno se almacena para su posterior uso en los tanques de combustible de los coches, cuyo único residuo es agua limpia.

La compañía con sede en Chester ha firmado un acuerdo de colaboración con el gigante japonés Toyota para abrir 100 nuevas estaciones de reciclaje y repostaje de combustible de hidrógeno para potenciar, al igual que otras marcas asiáticas como Honda o Hyundai, el uso del vehículo de pila de combustible de hidrógeno. A diferencia de los coches eléctricos alimentados por baterías que tienen que pasar horas recargándose, los vehículos con pila de combustible de hidrógeno solo necesitan unos pocos minutos para llenar su tanque, de forma similar a un vehículo con motor térmico.

Actualmente, unos 6.500 vehículos que utilizan el hidrógeno de una forma u otra para desplazarse circulan por las carreteras del mundo, la mitad de ellos en Estados Unidos y casi un tercio en Japón. Las estimaciones calculan que en los próximos dos años se espera que haya unas 40.000 unidades circulando. Por su parte, los gobiernos también están impulsando esta tecnología de combustible de hidrógeno: Reino Unido ha anunciado una inversión de aproximadamente 25’6 millones de euros para desplegar esta tecnología; por otro lado, Alemania planea instalar 400 estaciones de recarga de hidrógeno para el año 2023.

Esta tecnología podría ayudar a evitar la crisis ambiental que existe actualmente en los mares y océanos del planeta, donde toneladas de plásticos flotan en sus aguas y son ingeridos por los animales que habitan en ellas. Desde Waste2tricity estimaron que un solo camión de 25 toneladas de residuos plásticos puede generar suficiente hidrógeno como para impulsar a un vehículo casi 100.000 kilómetros. Por comparar, un país como Reino Unido exporta a China unas 500.000 toneladas de deshechos plásticos al año, lo que equivaldría al suficiente hidrógeno como para recorrer 2.500 millones de kilómetros.

Jow Howe, profesor de la Universidad de Chester donde se está ejecutando un prototipo de red eléctrica alimentado por hidrógeno, declaró que “estamos muy entusiasmados con esta nueva tecnología, que convierte los deshechos plásticos en gas de síntesis de hidrógeno bajo en carbono y de alta calidad para alimentar los motores de gas generadores. Una vez que el hidrógeno se utiliza en un automóvil, es una de las tecnologías más limpias y ecológicas que la humanidad conoce. El producto resultante es agua, y este método ya ha sido utilizado por la NASA en viajes espaciales“.

Por su parte, el presidente de Waste2tricity, John Hall, agregó que nuestra tecnología convertiría casi el doble de la cantidad de residuos plásticos que la que actualmente enviamos a China por año en combustible y electricidad limpios utilizables.

Vía | Express