El consejo de administración de Renault ratificó el jueves a Carlos Ghosn, encarcelado en Japón por una presunta malversación de fondos, como presidente de la multinacional, y aseguró que su salario es legal.

Ghosn se mantiene como presidente y director general, como ya había sido anunciado el 20 de noviembre, explicó la cúpula del fabricante automovilístico francés, que “no está en condiciones de pronunciarse” sobre las acusaciones en su contra, explicó el comunicado.

El Economista